Coches con el mismo enchufe

Los nuevos usuarios de coches eléctricos, tendrán la suerte de poder compartir el enchufe con cualquier punto de recarga que haya a lo largo y ancho de todo el continente. Europa se ha sumado en esta iniciativa en la que cualquier persona con un coche eléctrico podrá recargar, ya no solo en cualquier punto de recarga, sino que no importará la marca del vehículo que tenga ni la compañía eléctrica que de el servicio.

imagen de evwind.com

Con esta noticia se pretende superar una de las trabas que tiene el coche eléctrico y así fomentar su uso. Además de esta forma se evita la competencia entre empresas del sector con los puntos de recarga. Esta unificación también va a conseguir un ahorro importante en la construcción de infraestructuras y mejorará las condiciones de las inversiones, según dijo el secretario de la Asociación Europea de Constructores de Automóviles.

La Asociación Europea de Constructores de Automóviles (ACEA) también ha diseñado una guía que explica como recargar el coche haciendo más énfasis en explicar cuando se puede recargar con la corriente alterna y cuando continua, como hacer una recarga de ciclo rápido y cuando una lenta, etc.

Esta noticia muy interesante y en parte buena para quien piense en viajar con su coche eléctrico, ha tenido buena acogida entre los que estamos en ecomotriz.com, pero no hay que olvidar que quien se encuentre en Madrid y quiera visitar un país vecino, como puede ser Francia, tiene que recorrerse una distancia de aproximadamente 500 kilómetros si su destino es Bayona, población cercana a la frontera. Como bien dijimos el domingo, un coche eléctrico como el Peugeot iOn puede recorrer 130 kilómetros sin recargarse, esto hace que sean necesarias parar 3 veces a recargar y el depósito llegará al destino con un 20% aproximadamente de carga.

Para solucionar esto, los ingenieros del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets, EEUU) han conseguido, mediante un aumento de la potencia de carga, recargar una batería que dura 320 kilómetros en tan solo 11 minutos. Según Fernando de Sisternes “las claves de este proyecto son dos: una batería de fosfato de litio-hierro (con un ánodo de litio que, a diferencia de las convencionales, permiten cargas rápidas); y un punto de recarga con una potencia de 350 kilovatios“.

Hasta que se consiga una forma rápida de recarga como las que están estudiando en centros como el MIT, el coche eléctrico puede parecer un impedimento para los viajes largos, pero lo que hace es desarrollar otra forma de viajar, más tranquila y pausada, centrándose más en trayectos cortos con más descansos.

There are no comments yet, add one below.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*