Razones que frenan la compra de coches eléctricos

A pesar de que todos comprendemos la realidad del cambio climático y la contaminación ambiental, son pocos los que se aventuran a comprar un coche eléctrico en vez de uno de combustión, una de las mejores formas de reducir nuestra huella ecológica y hacer menos daño al planeta.

Esto cuando menos puede despertar nuestra curiosidad sobre cuáles son los motivos de que esto sea así.
Los coches son una realidad, no ciencia ficción como antes. No hacen ruido en comparación con los autos tradicionales, son de diseños futuristas, responden rápido y permiten ahorrar todo el dinero que se gasta habitualmente en gasolina. Entonces, ¿qué razones frenan su compra?

Precisamente, a responder esa interrogante va encaminado este artículo, en el que pretendemos diferenciar los pros y contras que a día de hoy tienen realmente los coches eléctricos.

Puntos de recarga de coches eléctricos

Puntos de recarga de coches eléctricos

Autonomía de los coches eléctricos

La cuestión de la autonomía es quizás la que más frena la aceptación y consecuente compra de los autos eléctricos. Sin embargo, es más mito que realidad.

La mayor parte de estos coches hoy vienen para circular sin necesidad de ser recargados entre 120 y 150 kilómetros. Por supuesto, ello depende de la velocidad a la que se maneje, el uso del aire acondicionado y otros factores que consumen batería.

No obstante, difícilmente una batería nueva nos rendirá para menos de 120 kilómetros y si nos preguntamos cuántas veces por mes debemos recorrer esa distancia en un día, veremos que la autonomía no tiene por qué frenarnos como lo hace, a menos que sí recorramos con mucha frecuencia esa distancia.

Para los que lo hacen poco tener un coche eléctrico y rentar uno de combustión para esas ocasiones sería la mejor opción, mientras que para todos los que apuesten por el eléctrico el librarse de los gastos diarios en combustible será un gran plus.

Por tanto, la autonomía frena la compra actualmente, pero debido a falsas apreciaciones.

Tomas de carga vehículos eléctricos

Más que la autonomía en sí, una razón que frena con razón la compra de estos autos es la poca disponibilidad de tomas de carga, al menos en la red pública.

Sin embargo, los propietarios de garaje pueden instalar la suya propia allí, con subvención del Estado y sin necesidad de autorizo de la comunidad. Ello les permitiría cargar su auto cada noche, como si se tratase de su smartphone, laptop o tablet.

Los que no tienen garaje y piensan instalar la toma en algún área pública de la comunidad sí requieren permiso de esta, y los que quieran apostar por las tomas públicas absténgase, pues la red existente lamentablemente es aún insuficiente.

Por tanto, las fuentes de recarga o alimentación, otra razón que frena la compra, tiene más sentido que la de la autonomía, aunque ambas están estrechamente relacionadas.

Precios

Otro motivo de que no se compren muchos coches eléctricos es el precio. No son baratos, y si a ello se añaden los percances que muchos consideran se pueden tener con la autonomía y la recarga, pues es lógico que no se vendan todo lo que los fabricantes y el planeta desean y necesita, respectivamente.

No obstante, en nuestro país el Estado también ayuda a la compra mediante programas, con subvenciones de cinco mil euros y otros mil para la instalación del enchufe.

Además, a largo término, el desembolso hecho en la compra se queda por debajo de los gastos asociados a un coche de combustión, por los que además de la compra debemos soltar dinero en mantenimiento y por supuesto, combustible.

Alquiler de coches eléctricos

Cada vez son más las empresas de alquiler de coches las que están apostando por incorporar a sus flotas de vehículos de alquiler coches eléctricos. El público que se interesa por este tipo de coches es cada vez mayor. Algunos optan por el alquiler por probar las sensaciones de conducir un coche así, otros para saber si es lo que buscan para una futura compra, otros para contaminar menos en sus desplazamientos, etc.

El alquiler de coches eléctricos nos parece una estupenda alternativa, porque consigue ir concienciando a los conductores de las ventajas de estos vehículos autónomos y rompen tabús y miedos que hay extendidos. Las empresas de alquiler también ponen facilidades a los conductores para que puedan recargar el coche en diferentes puntos de la ciudad.

Conclusiones

A grandes rasgos, las principales razones que frenan la compra de los coches eléctricos son las tres citadas: autonomía, opciones de recarga y precio. Pero resulta que como vimos, la mayor parte de lo relacionado con este elemento son falsas apreciaciones.

Ciertamente, es reconocido por especialistas del gremio del automóvil que en España ni la red eléctrica ni el resto de la infraestructura pública están en condiciones de asimilar una circulación masiva de coches eléctricos.

No obstante, son un negocio que va despegando, incluso en nuestro país, y progresivamente esas condiciones estarán creadas. El impulso de las empresas de alquiler de coches eléctricos también ayudará a que las “barreras” se vayan derrumbando.

Por tanto, podemos concluir que la barrera que impide hoy la compra es más psicológica que económica o práctica, y que las razones que frenan a comprar un coche que no solo es eléctrico, sino también ecológico, lo cual es muy importante, no tienen razón de ser en la mayoría de los casos, con perdón de la redundancia.

There are no comments yet, add one below.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*